Opinión

[ Volver ]

La música sigue siendo negocio

18/01/2008 - Alejo Smirnoff / Buenos Aires-Santiago

La industria musical en nuestros países ha cerrado un buen año. Por supuesto son períodos difíciles; las ventas de soportes nunca son lo que eran antes y la competencia es muy dura en el showbusiness. Pero ambos mercados han terminado bien y hasta se puede pensar que 2008 será igual o mejor.

En lo discográfico, el optimismo es posible tanto para las más nutridas oficinas de Buenos Aires como para las de Chile, que parecen haber alcanzado un buen equilibrio para empezar a sumar. A ambos lados de la cordillera piensan que se puede sostener el mercado físico, con cedés y con devedés, en tanto que el digital, aunque va lento, ya es real.

En este tema, casi como regalo para las fiestas, tuvimos el esperado lanzamiento en Argentina de la convergencia de download y mobile por parte de iMúsica, Nokia y CTI.

Para la bajada de temas a la computadora está el gran desafío de piratería digital. Y el negocio mobile, si bien rentable, nunca deja de ser marginal y tiene además la amenaza real de los covers, que muchas veces se llevan el negocio antes que se concrete. Pero al juntarlos en este nuevo negocio de full tracks, está la posibilidad de un crecimiento como no se había dado nunca antes. Como explicaron en el lanzamiento, el mercado por ganar -y educar- en la Argentina, es el que va de los 2,5 millones de usuarios fijos de internet a los 17 millones de celulares.

MÚSICA, SINÓNIMO DE INTERNET

Como dice Fernando del Río, de CTI, la música es clave en la apuesta de la telefónica por masificar la internet inalámbrica. Ellos ven que para mucha gente, música es sinónimo de internet. Y la mayoría de la gente no puede vivir sin celular, al punto que han bajado los teléfonos fijos. Así que hay muchos elementos para entusiasmarse: grandes compañías que invierten, una modalidad de venta legal que funciona como la del celular y un mercado potencial importante.

Esto no significa que vaya a ser fácil o rápido, pues los inconvenientes también son muchos. El precio final por tema con el que parten es alto y también aquí habrá que educar y sembrar el consumo del público. El soporte es el mismo que en mobile para su venta de estribillos de 20 segundos, pero el mercado del full track es decididamente otro, hoy el público necesita adquirir nuevas costumbres. Si funciona el nuevo mercado del single, las estratégicas oficinas de Buenos Aires pueden servir de plataforma para la recuperación del mercado de fonogramas en toda la subregión sur.

Del lado de los espectáculos en vivo, el 2007 fue estupendo en nuestros países, con claro crecimiento en la venta de tickets y en el nivel de las producciones, que parecen ganarle al efecto de la saturación del mercado. Lo más valioso, probablemente, es que se consolidó la relación con los espónsores, que se muestran con la música todavía más que hasta ahora. En lo interno del negocio fue un año importante. Las discográficas avanzaron sobre los full rights y cambiaron además los nichos de público que atendía cada productora líder. Cuando todavía era presidente de EMI y se lanzó 10 Música con el download Alejandro Varela comentó que quién iba pensar años atrás que íbamos a terminar ese año viviendo de la música y vendiendo por internet. Ahora tenemos todavía mucho más que hacer.

Alejo Smirnoff es el director de la revista Prensario CD / Espectáculos, que se edita en Buenos Aires y circula por toda Latinoamérica, y corresponsal de CLAVE Profesional.

 
Go to top of page

© 2003-2019 Noticias CLAVE · (+34) 931 291 454 ·

En cumplimiento con Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies propias y ajenas. Acepto + info