Opinión

[ Volver ]

La cosa alternativa, reprise

10/08/2009 - Eliseo Cardona/BlueMonk Moods

La cosa alternativa, reprise

Anoche, por aquello de caminar un poco por mi barrio de South Beach, me fui a ver la presentación del disco de una cantante pop. ¿Su nombre? Me lo reservo. Digamos que hace años —tal vez siglos— que dejé de acudir a los showcases, a las presentaciones de discos, a las audiciones de nuevas grabaciones. Y ahora sé un poco más porqué.

Los nuevos "artistas" no acaban de aprender una importante lección: si la música es buena, tarde o temprano ha de llegar a los oídos que debe llegar. Es cierto que en estos tiempos de saturación mediática hay que hacer ruido para que la gente te tome en cuenta. Pero cuando la música es pobre, empobrecedora y bueno... mala, el ruido mediático es eso: ruido. Porque al parecer se ha olvidado que lo fundamental es la música. O para ser más específico: la calidad de la música. Pongamos que no se haga mucha algaraza publicitaria. Pongamos que lo que se vende no es música sino un producto. ¿Por qué no ofrecer ese producto con un mínimo de calidad, un chin de ingenio?

Ese mínimo de calidad, desde luego, ha de alcanzarse aplicando un poco de crítica. Y la crítica se hace costumbre y cultura al utilizar la cabeza. Los artistas suelen hablar de "obras orgánicas". Pero muchos no saben qué coño quiere decir el término. La naturaleza no crea mierda por inspiración; la crea por sabiduría, por un orden de inteligencia. Si los artistas van a crear mierda, lo menos que pueden hacer es crear mierda que llame la atención.

En los pasados días recibí muchísimas cartas en reacción a un comentario mío sobre «The Latin Alternative», un programa conducido por Ernesto Lechner y Josh Norek. Señalaba en esa nota que ya no hay músicas alternativas dado que eso que llaman "alternativo" es, en realidad, mainstream. Y lo es, sencillamente, porque cualquiera que haga algo diferente a lo corriente no necesariamente está haciendo algo creativo, algo que pueda apreciarse en una escala de valores. Eso que parece diferente deja de serlo en el tiempo reglamentario de un pestañeo simplemente porque, como los anuncios publicitarios, tiene el espíritu de algo hecho para el momento... no para la trascendencia.

La crítica en cambio nunca ha sido alternativa. Ni mainstream. Lo que ha sido, cuando la ha habido, es impopular. Y es así porque nadie quiere caer pesado. Nadie quiere romper un plato. Nadie quiere meterse en problemas. Como mi amigo Kike Posada, que en esencia está más cerca de Walter Mercado que de Rolling Stone: «Paz y amor, queridos amiguitos, y escuchen mi programa de radio». Eso explicaría además que lectores como el amigo Craig García hablen de «bitter», «armchair negative critic» y «happy», en lugar de decir «mierda» o «fuck you», which is really what I think about his reply to my blog post. You dig, Craig? Or is that you, Ernesto?

Claro que la crítica no es para todo el mundo. Nah ah. Y por eso me ahorro cualquier comentario crítico con la cantante pop de anoche, porque es linda, buena gente y tiene todas las intenciones del mundo. No niego que tenga potencial. Pero prefiero desearle suerte para que los quince minutos de fama no se conviertan en catorce.

Eliseo Cardona es crítico musical en Miami (Estados Unidos) y es creador del blog BlueMonk Moods.

© ILLUSTRATION – TM. © 2009 BLUEMONK PUBLISHING

 
Go to top of page

© 2003-2020 Noticias CLAVE · (+34) 931 291 454 ·

En cumplimiento con Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies propias y ajenas. Acepto + info